top of page
Comunidad de mujeres hispanohablantes en Alemania, Comunidad de latinas en Alemania, Mujeres en Alemania, Mujeres migrantes en Alemania, Mujeres españolas y latinoamericanas en Alemania, Latinas en Berlin, comunidad latina de Berlín

Comunidad de Mujeres,Reflexión de un lunes por la tarde.

Actualizado: 29 jun 2023

Hola chicas, algunas de ustedes saben que durante un increíble mes, tuve la oportunidad de participar en un maravilloso programa en España junto a mujeres emprendedoras, llevandome a Latinas en Alemania como proyecto y el jueves pasado regresé a Berlín.

El propósito de este programa era acelerar los proyectos empresariales de mujeres emprendedoras. ¡Imagínense, éramos casi 400 mujeres de toda Europa en esta edición! En mi cohort, tuve la suerte de vivir una experiencia enriquecedora junto a otras 15 mujeres en Albacete, compartiendo un mes completito con ellas y solo les puedo decir que al final se convirtieron en mi familia.


A lo largo de mi vida, he compartido con muchas mujeres. En la uni, viví en dormitorios y compartí piso con casi 50 mujeres en 7 años. Luego, en Boston, viví con otras 10 chicas a lo largo de 4 años. Aquí en Berlín, he tenido la fortuna de compartir mi hogar, con mi esposo, mis tres gatos y con 10 chicas de nuestra comunidad que han necesitado un techo...

Quiero compartir con ustedes algunos pensamientos que he estado teniendo en estos meses, esperando que algunas de ustedes se sientan identificadas y, tal vez, alguna encuentre algo útli en esta reflexión que me pasa por la cabeza sobre lo que a lo largo de 20 años de vivir rodeada de comunidades de mujeres, ha sido parte de mi crecimiento personal:

  • Uno de los desafíos más grandes de la vida es adaptarnos a los cambios. Cada persona es única, llevamos una maleta llena de experiencias, carencias, riquezas, frustraciones, desilusiones y expectativas. Pero cada maleta es diferente. Aunque a veces se vean similares por fuera, por dentro son distintas. Lo maravilloso es llegar al punto en el que podemos mirar con amor, valentía y compasión el contenido de nuestra propia maleta y abrazar todo lo que hay ahí, sea bueno o malo…¡y trabajarlo! y también es importante mirar la maleta de las mujeres que nos rodean con compasión, agradecimiento, respeto y entendimiento.

  • Sí, si somos capaces de caminar juntas, a pesar de nuestras diferencias”. Si podemos evitar juzgar y tolerar aquellas cosas de otras mujeres que nos generan enojo, coraje, rabia o tristeza, entonces lograremos mirar, trabajar y comprender por qué esas cosas nos afectan tanto. Antes de hacer visible nuestra molestia, es importante mirar en nuestro interior y preguntarnos: ¿por qué esto me afecta tanto?

  • Cada una de nosotras tenemos unos lentes diferentes que miran la vida con diferente graduación”. Este ejemplo lo uso siempre, porque con mis lentes no vas a mirar igual tú, ni tu hermana o tu mamá. No son los lentes lo que tenemos que cambiar, es nuestra habilidad para poder mirar la situación con otra perspectiva, quizás con unos ojos diferentes. Si juzgamos todo con base en nuestra experiencia, cultura, educación, vamos a pelear, a sufrir, a frustrarnos. “Deja ser, deja que seamos todas libres”.

  • Establecer límites es justo y necesario. No te sientas mal. Es una muestra de amor propio. Las personas que se enojan contigo porque pones límites, no te respetan. No ven por ti y no las quieres en tu vida. Punto.

  • Hablando de un caso particular en esta y otras comunidades en internet: Las personas tienden a lanzar "hate" o mensajes de odio en las redes sociales por diversas razones, y cada caso es diferente. Algunas explicaciones se deben a la facilidad de anonimato en línea, la necesidad de atención, la frustración personal, la envidia, la falta de empatía o simplemente la intención de provocar o herir a otros. Es un hecho y es horrible y es triste o duro reconocer que el "hate" en las redes sociales es un reflejo de la sociedad en la que vivimos y de las dinámicas humanas. Las redes sociales pueden proporcionar un espacio para que las personas expresen sus opiniones de manera más libre y amplia, pero esto también significa que se puede dar rienda suelta a la negatividad y a la falta de respeto. Es tan fácil enojarnos y pelear con otras. pero, en lugar de confrontaciones y críticas destructivas, busquemos el entendimiento y la empatía. Antes de expresar opiniones hirientes por ejemplo en este caso en nuestra comunidad, lo ideal sería preguntarnos si eso es simplemente un mecanismo de defensa. ¿He sido herida? ¿Qué quiero lograr peleándome con otra mujer en la comunidad? En lugar de confrontaciones y críticas destructivas, busquemos el entendimiento y la empatía. No siempre vamos a estar de acuerdo en todo, ni mucho menos caerle bien a todas, pero eso no significa que no podamos convivir en armonía y apoyarnos mutuamente. Cada una de nosotras tiene experiencias y perspectivas valiosas que pueden enriquecer nuestra comunidad.

  • Lo más valioso que he aprendido es, que debemos estar ahí para apoyarnos, para levantarnos juntas, sin llevarnos a nadie entre los pies, dar y recibir es sostenible, es amoroso, tener la capacidad de dar es igual de valioso que tener la dicha de recibir con agradecimiento. Quitemonos la idea del sacrificio y que hay que sufrir para obtener abundancia (en toda la extención de la palabra). Está bien trabajar y ser abundantes, echarle ganas al mindset de que merecemos lo mejor, merecemos respeto, amor, un gracias, un sueldo digno, una paga justa por nuestro trabajo. Seamos agradecidas con nosotras mismas y con las demás.

  • Sigamos construyendo juntas una comunidad en la que podamos aprender, crecer y apoyarnos mutuamente. Recuerden que cada una de nosotras tiene un valor único y especial. ¡Sigamos brillando juntas!


Con cariño, Liz Siro Rivas / Fundadora Latinas en Alemania.





33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page